Vallès Occidental Sud

Una reforma para legitimar el CGPJ

  • Actualitzat:
  • Creat:

Artículo de Francisco Aranda publicado en la revista "La Socialista"

Este martes el Grupo Socialista en el Congreso ha presentado, junto al Grupo Confederal de Unidas Podemos, una Proposición de Ley para regular la interinidad del Consejo General del Poder Judicial, órgano de gobierno de la judicatura, cuando éste no sea renovado en el tiempo constitucionalmente previsto. Una Proposición para paliar uno de los efectos producidos por una anomalía que hace 2 años que se viene produciendo. El artículo 122.3 indica que “El Consejo General del Poder Judicial estará integrado por el Presidente del Tribunal Supremo, que lo presidirá, y por veinte miembros nombrados por el Rey por un período de cinco años”. Desde hace dos años vivimos en una anomalía institucional provocada por el bloqueo del PP. No existe ningún argumento para justificar el daño que están haciendo a nuestras instituciones, más allá de la actitud Trumpiana del que ha perdido 5 elecciones y no acepta la realidad. 

Actualmente existe un vacío normativo, ya que la propia Ley Orgánica no incorpora un régimen jurídico específico para el período en que el Consejo esté con el mandato caducado. En cambio, los otros dos poderes, el legislativo y el ejecutivo, sí que disponen de una regulación tasada de las potestades que pueden continuar ejerciendo cuando están en funciones, a fin de evitar una extensión temporal de sus poderes, y una paralización de su actividad.

Es imperativo vincular el Poder Judicial a la soberanía nacional, al artículo 1.2 de la Constitución, al pueblo español, del que emanan los poderes del Estado. La conexión entre el Gobierno del Poder Judicial y las Cortes, lejos de corromper, legitima y dignifica al poder judicial, haciendo de éste una figura indiscutiblemente democrática. Y el Parlamento ejerce su propia soberanía legislando.

Unos datos colaterales. En el 2019 el 70% de los aprobados para la carrera judicial son mujeres. Desde el 2004 aprueben más mujeres que hombres. El 54% de la carrera judicial ya son mujeres. Pero, por el contrario, el 75% de los integrantes de los órganos centrales son hombres. No hay democracia plena en ningún sistema que no garantice el acceso a la mitad de la población. El PP habla de democracia pero en realidad quiere decir poder. No les preocupa la democracia plena, la igualdad, la justicia ni la transparencia. Les importa el poder. Su bloqueo es, sobretodo, POLÍTICO, responde a intereses políticos coyunturales. Su bloqueo supone desprestigiar y politizar al Consejo. Por eso, al margen de la aprobación de esta ley, es necesario acabar con este bloqueo.