Vallès Occidental Sud

De qué hablamos cuando hablamos de gobernar bien.

  • ARTÍCULO DE FRANCISCO ARANDA
  • Actualitzat:
  • Creat:

Diputado en el Congreso y Portavoz de Justicia del Grupo Parlamentario Socialista y Secretario de Organización del PSC Vallès Occidental Sud.

En las elecciones a la Comunidad de Madrid, convocadas por la presidenta más despreocupada por su población que se conoce, el Partido socialista presenta a la antítesis en todos los sentidos.

Ángel Gabilondo representa la dignidad, el cuidado a las formas, el respeto, la igualdad y la preocupación por sus conciudadanos.

La derecha presenta su campaña bajo la bandera de la Libertad. Pero cuando la derecha enarbola la única bandera de la Libertad, en realidad significa dejar en desamparo público y abandono a su suerte a los ciudadanos, en especial a los más vulnerables, pero no sólo.

La libertad tal y como la defiende, interpreta y gusta de apropiarse la derecha, no redunda en beneficios, puesto que no va acompañada de igualdad, de justicia social, de bienestar, de protección. La libertad de la derecha se convierte, sin todo esto, en un eslogan de campaña en el mejor de los casos, y en una barra libre para los más ricos, en detrimento de quienes más necesitan del poder público.

Se convierte en ese incremento de beneficios fiscales para las rentas más altas que tan bien explicó Juan Lobato, cuando la derecha propone una rebaja lineal del IRPF del 0’5 % con exención de las rentas de menos de 12.000 euros anuales.

O se convierte en la libertad de sólo unos pocos, porque tantos otros no pueden ejercer una libertad para la que no están llamados.

Nuestro mensaje de Gobernar en serio tiene, sin embargo, una fuerte carga política y de creerse la función de un gobierno y su responsabilidad para con la ciudadanía.

Gobernar en serio significa gobernar, en primer lugar.

Y eso de por sí, y viniendo de donde se viene, ya supone un salto cualitativo. Es la gran revolución. El gran cambio.

Cuando la novedad es hacer lo obvio, cuando lo nuevo es hacer lo evidente, es síntoma de que lo anterior se caracterizaba por la improvisación en el mejor de los casos, la desidia y la incompetencia en los demás.

Significa también tomarse en serio esta tarea. Dignificarla. Entregarse a un trabajo que, en el primer escalón del mismo, requiere el tratar a tus ciudadanos con el respeto que se merecen.

Gobernar en serio es el mensaje a todos y todas de que habrá alguien que no volverá a dejarlos a la deriva.

La tarea de gobernar en serio es la tarea de gobernar bien.

Es poder mirar a la cara a la ciudadanía y que ésta sepa que quien dirige, sabe lo que se hace.

Y, ¿qué queremos decir con gobernar bien? Pues tenemos cerca un buen ejemplo, el del gobierno de coalición en el Estado.

Un gobierno que recogió el guante de los votos y, con la fuerza transformadora de los mismos está llevando a cabo la que puede se la mayor tarea de reforma legislativa de los últimos 15 años, posiblemente desde la etapa de la consecución de nuevos derechos sociales encabezada por Zapatero.

Una sola de algunas de las iniciativas aprobadas en este poco más de año de gobierno de coalición (y legislando mientras se gestiona una pandemia inédita en 100 años) ya casi valdría por una legislatura, pero la verdad es que se están produciendo avances e hitos legislativos llamados a cambiar para bien nuestra sociedad.

Se ha incrementado el SMI, se ha instaurado el Ingreso Mínimo Vital, se ha aprobado una nueva ley de educación, se aprobaron los presupuestos más progresistas en años, se ha trabajado fuertemente en Europa por la consecución de los fondos de recuperación NExtGenUE, se ha aprobado un nuevo derecho de ciudadanía como es la Eutanasia, se ha derogado el delito de coacciones en huelgas, se ha aprobado la importantísima ley de protección a la infancia, se está reformando la justicia a través de importantes leyes, se está trabajando en la Ley de cambio climático, una nueva ley de ciencia, una ley de protección de los derechos de los animales….y un largo etcétera.

De esto hablamos cuando hablamos de gobernar bien. De ejercer la responsabilidad del mandato ciudadano y devolverlo en forma de progreso, de leyes sociales, de protección y de una libertad rodeada de igualdad y justicia social.

En la historia de la democracia de España, siempre que ha habido un avance social, han estado los y las socialistas y siempre que ha habido gobiernos socialistas ha habido avances sociales.

En la Comunidad de Madrid, como en Catalunya, la socialdemocracia siempre estará en línea con el progreso y los avances sociales.

Y en no hacer comunidades divididas. Ni por clases sociales ni por ideologías.